Sentido del Humor y Autismo

Sentido del Humor y Autismo
Sentido del Humor - Estos días salen muchas noticias sobre chistes desafortunados y los límites del sentido del humor en temas delicados. Y como siempre, me atrevo a hablar un poco sobre todo esto, y como siempre os recuerdo, desde MI Experiencia.

En casa tenemos un humor muy negro, con mucha ironía y doble sentido.  Incluso en los momentos más tristes y duros en la familia, el humor estaba presente. Os podría contar la divertidísima velada en el Tanatorio velando a la abuela, todos sus nietos e hijos contando chistes. No os rasguéis las vestiduras, la primera que se estaría riendo sería la abuela desde el otro lado viéndonos a todos juntos reír.

De puertas para adentro, en casa, hacemos un humor muy ácido, y no tenemos tabúes. Pero jamás perdiendo el respeto o con finalidad de insultar o faltar. Puedo reírme de mi cojera, hacer algún chiste de mi forma de andar, de mis dolores, y eso no significa que esté faltando el respeto a otros.

Tampoco me ofendo por las palabras cuando su uso no es ofensivo. Como ya dije muchas veces, sería absurdo que alguien se ofendiera por decirle "Miope" por "tener Miopía". A mí las palabras Discapacitada u otras no me ofenden. Hay muchas otras acciones y palabras que ofenden más. (Ya hable de ello en La escalera de los Términos no Ofensivos).

A mi hijo le encanta el humor, reírse, y las cosas graciosas. Pero su autismo le complica entender muchísimas de las situaciones, chistes o dobles sentidos. Pero no por eso lo restringimos, simplemente lo entrenamos en ese complicado aspecto de la socialización. Siempre le explicamos la situación, y el porqué algo tiene o no tiene gracia. Porque al fin y al cabo tiene que enfrentarse con el humor en el día a día. Tiene que aprender de lo que sí, y de lo que no, debe reírse.

Vivir en Cádiz y tener autismo puede llegar a ser complicado. Prácticamente todas las conversaciones tienen un componente humorístico-sarcástico que no todo el mundo entiende. Por eso tenemos la piel menos fina en ciertos límites del humor y el entrenamiento sobre lo que es degradante no es tan cerrado.

También creo que es importante reírse de uno mismo: Aprender a reírse de las cosas que uno hace o dice; enseñar a tu hijo a reírse cuando se equivoca en vez de enfadarse; tomarse las cosas con una filosofía de vida más amena; y a reírse juntos de los problemas.


Otra cuestion es saber parar a tiempo un chiste o una broma. A veces tenemos dificultades en estos limites, pudiendo pasarnos de la raya sin querer. A veces mi hijo nos hace una broma en la que nos hemos reido todos juntos demasiadas veces, por lo que termino diciendole el famoso dicho de "Dos hace gracia, tres cansa". Particularmente a mi me cuesta mucho no pasarme de los limites, como ya dije en Autismo, Filtros y Límites.

Todo esto, siempre sin perder las formas o caer en el insulto.

Cuando salen noticias sobre chistes desafortunados, prefiero mantenerme en la escala de grises, no radicalizarme en la ofensa. Últimamente hemos visto cosas que ni en los tiempos de la represión veíamos en los carnavales, hemos visto humoristas en los juzgados por chistes sobre monumentos, y cada día tenemos la piel más fina en los chistes. Ya no se puede bromear con prácticamente nada sin que alguien salga ofendido. Y esto también me parece triste y preocupante.

En todo hay un límite, no se puede pasar del humor a la ofensa, pero tampoco podemos ofendernos con lo más mínimo. Y justo en esos momentos, en vez de entablar un diálogo para aclarar términos y hacer de algo ofensivo una oportunidad de educar y difundir, nos enroscamos en la protesta, el devolver insultos y exigir la quema de brujas.

Sin duda, estamos perdiendo el sentido del humor, la mayoría siempre está enfadado, indignado y exaltado por cual o tal cosa. La crítica es excesiva, fácil y contagiosa.

Será que aún confío en el ser humano y pienso que, a veces, hace cosas sin intención de ofender. Que todos tenemos derecho a equivocarnos y pedir perdón. Y sobre todo, saber escuchar, no solo oír las palabras.




Comentarios

  1. Me encanta que en lugar de hacer como si nada y obviar que tu hijo no ha entendido el chiste, tú y tu familia os paréis a explicarle el por qué para ayudarle a socializar y a entender un poco mejor el lenguaje que tan complicado se les hace. También me ha gustado tu reflexión acerca de los límites del humor, pues es una polémica que no parece tener fin. ¡Muchas gracias por tu reflexión!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que explicarle todos estos aspectos, porque por si solo no se daria cuanta de muchas cosas y una vida sin humor y sin bromas es mas triste. Nos encantaria que siguiera siendo bromista y alegre. Gracias por tu comentario!!

      Eliminar
  2. Rocío me da la impresión que la gente vive enfadada o más bien estresada y por eso no soporta nada. No hay nada que sea mejor para precisamente bajar el estrés que reírse.
    En cuanto a tu hijo, es fantástico que lo eduqueis en reírse y buscar la risa, es maravilloso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida con humor, es mejor vida. Hay que relajarse un poco, y como dices, la gente vive demasiado enfadada. Gracias por comentar!!

      Eliminar
  3. Si... tienes razón en que, parece que la sociedad ha perdido el sentido del humor, todo le molesta, todo es ofensivo. En gran parte creo que es, como dices, que no escuchamos el como se dice, solo nos quedamos con las palabras que se dijeron, sin prestar atención al contexto en que se dijo.

    Ignoro lo difícil que suele ser introducir a un peke con autismo en una conversación de humor negro y/o doble sentido, pero lo haces ver tan fácil. Creo que es mas que nada, el tener paciencia.

    Excelente post. Un abrazo enorme y muy buena vibra!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por comentar y entender. Y si, la paciencia es lo mas importante en casos de autismo, paciencia y amor :) Gracias!!

      Eliminar
  4. Me gusta mucho tu forma de enseñarle la vida a tu peque, de reírse de sí mismo sin dejar que se rían de él, es importante. Mira, a pesar de que mi padre es de la zona, creo que esa parte no me la enseñó, y eso que como bien dice, en Cádiz el humor está a la vuelta de la esquina. Adoro los carnavales y voy cada vez que puedo. Antes los seguía más ahora menos. Pero he aprendido a reirme de casi todo. Aun me cuesta no agobiarme cuando hago algo más y no se tomármelo a risa. Ojalá alguien me hubiera enseñado como lo haces tú.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El humor es como todo, se enseña desde pequeños, la gente no es más o menos graciosa por ser de donde se es si tu familia no te educa en el sentido de humor. Y siempre es mejor tomarse algo a risa que en serio, nos ahorraríamos muchos problemas en la vida.. Gracias por comentar!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Información básica sobre protección de datos

Responsable Rocío García García .
Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
Legitimación Tu consentimiento.
Destinatarios Blogger.
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Entradas populares